Temprado10
Architecture and Engineering
for Dreamers

Vivienda para la familia y amigos en Castilblanco de los Arroyos

1er Premio en la categoría de Vivienda unifamiliar de nueva planta en los “II Premios de Arquitectura del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla”.

 

Vivienda de vanguardia para una familia de ingenieros en el Pantano de los Melonares, integrada en el entorno, a modo de cubo blanco insertado en la Naturaleza, con influencias en el diseño de Oteiza y Chillida.
Esta casa, diseñada de manera diáfana y con criterios bioclimáticos de orientación para aprovechar mejor la luz y el calor, está incrustada dentro del propio terreno para que en ningún momento pueda ser vista desde la carretera.

La vivienda se encuentra situada a las orillas del Embalse de Cala, ubicado en el término municipal de Castilblanco de los Arroyos. La presa, construida en 1927 con el objetivo de producir la energía necesaria para cubrir las demandas eléctricas de la Exposición Universal Iberoamericana de 1929, constituye hoy en día un lugar idóneo para la práctica de la pesca deportiva. El régimen de propiedad de los suelos y la naturaleza industrial del embalse ha permitido la urbanización de sus orillas.

Se trata de un enclave dual, caracterizado por un paisaje de dehesa, donde abundan las reses bravas, jabalíes, hurones y un gran lago donde pescar carpas, lucios o barbos, a medio camino entre los Parques Naturales de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche y de la Sierra Norte, y al mismo tiempo muy conectado gracias a la proximidad de la Ruta de la Plata.

Implantación en el paisaje
La pronunciada pendiente del terreno, el acceso a la parcela desde una cota superior y las imponentes vistas dieron desde el inicio las claves para la implantación de la vivienda en la parcela. El volumen se asienta excavando el terreno para ocultarse y pasar desapercibido desde la carretera disponiéndose paralelo a las curvas de nivel. Un gesto humaniza esta arquitectura: la pieza principal, como si de un gran ojo se tratase, se gira buscando las mejores vistas consiguiendo para el Salón-comedor y la cocina una orientación sur pura, protegida por un vuelo que garantiza el mejor soleamiento todo el año y la protección de los excesos de radiación estivales. El ajardinamiento con especies locales completa el camuflaje.

Requisitos programáticos

“Hay que sentir deslizar la vida en familia y con los amigos”


Lo más importante que nos pidió el cliente es que fuera un lugar donde se sintiera que la vista se deleita, el olfato se realiza y el resto de los sentidos: se relajaran. Nos solicitaron un proyecto que se introdujera dentro del terreno, como un copo de nieve que lo invadiera y se hiciera con él. Una gota de leche en medio de la naturaleza. Secuencia de espacios…

Accedemos a la vivienda a través de una rampa que se amolda al terreno natural. Una vez dentro, cuyo vestíbulo previo pretende ser el corte de una pieza de Oteiza, permite el acceso a un distribuidor de comunicación. Por un lado pasamos al gran salóncomedor-cocina, cuyas vistas al horizonte son maravillosas. Por otro lado, accedemos a la zona de habitaciones: un lugar de descanso, de relajación, de estar muchos.

En todo momento se ha buscado una arquitectura sencilla, familiar, juvenil y elegante. Toda esa mezcla de conceptos nos ha llevado a encontrar la vivienda ideal para el disfrute de la familia, junto con todos los amigos.