Temprado10
Architecture and Engineering
for Dreamers

Infinity House

Estando en el aniversario del periódico ABC de Sevilla, en el 90 aniversario, Rafael Moneo empezó hablando de la época moderna, como un movimiento arquitectónico austero, de líneas sencillas, donde no había ornamentos . Pero existía una funcionalidad, una homogeneidad.  Según Alan Colquhoum, en su libro “la Arquitectura Moderna” decía que “muchos aspectos de la teoría moderna, siguen siendo válidos hoy en día, pero buena parte pertenecen al reino de lo mítico…” La percepción que me dió, una vez finalizada la conferencia, es que la época de los “modernos” ha muerto. Y que la contemporaneidad se abre paso a un ritmo vertiginoso.

Cabe destacar que ya no existe homogeneidad, racionalidad ni funcionalidad en la arquitectura del momento. Ahora existen unos conceptos más subjetivos, más basado en las percepciones y donde los materiales se someten a la técnica y maleabilidad del ser humano. Las formas no responden a cánones preexistentes. Son más orgánicos, más salidos de la imaginación. Respondiendo así a una ciudad viva. A una ciudad que crece a un ritmo vertiginoso, con unos cambios que demuestran que está viva. Cambios que, muchas veces, son comparables a la velocidad con la que actúa la técnica. Y donde el cliente es quien acepta o no estas formas tan orgánicas.

Nuestra vivienda Infinity, es una vivienda que se asienta en el terreno. Nos adaptamos a el.  Y donde las vistas nos darán una perspectiva del lugar de una manera relajada, en contacto con la naturaleza. Las líneas del horizonte son las protuberancias del terreno que hace que se encuentre tocando el azul del cielo. Una vista donde la tierra y el aire se encuentran.

La planta de nuestra parcela es cuadrada. Y, las formas de la vivienda y de la piscina responden a formas cuadrangulares. El terreno es en pendiente, lo que nos dará lugar a abrir el terreno para entrar por debajo del mismo. Jugar con las pendientes para poner vegetación y generar una plataforma en la parte superior para posicionar la vivienda y la zona vividera de la casa.

El volumen del edificio es un volumen cúbico. Para romper dicha fisionomía hemos jugado con los materiales de las envolventes. Con ello conseguimos que se pierdan las aristas y se potencien otras. El edificio resultante tiene como distintas capas o pieles, que configuran unas formas de carcasas protectoras de la intimidad el propietario. Las formas blancas de la capa interior, es como la parte más intima de la vivienda. Como la más delicada que sólo asoma en la terraza y en laterales. Estos, a su vez, se recubre de un aplacado de líneas horizontales anchas, recordando a una piel más industrial, como una cota de malla. Y a su vez, de manera de casco, una envolvente más rígida y potente, como un gran envoltorio que potencia la verticalidad y la perspectiva del edificio.

A la vivienda se accede por la planta baja. Desde la calle. Con la entrada del vehículo o de las personas. Tiene una forma  escultórica, que recuerda a las piezas de Oteiza, donde el hecho de abrir el terreno abrupto, de una manera sutil, nos deja paso a la configuración de un espacio de estancia, de almacén de instalaciones y de comunicación al resto de la casa.

La entrada puede hacerse por escalera o por ascensor. La escalera es un solo tramo de peldaños, que hacen que ascendamos.

A través del ascensor podemos subir directamente a la planta donde se hace la vida. Es una planta con una gran valor visual y arquitectónico. En esta planta nos abrimos completamente al exterior. Tanto por la parte trasera, como por la parte frontal, podemos tener dos zonas totalmente diferenciadas. En la parte frontal, el balcón, es un cuerpo que levita en relación con el resto de la vivienda. Destaca por encontrarse enmarcado por una piel exterior, pero que la respeta en el tacto, y la potencia. En la parte posterior, nos encontramos con puertas correderas que se introducen en el vano ciego, y que se nos abre a un patio  en contacto con la naturaleza y con un muro que la contiene. Además, aquí nos encontramos con una piscina infinity que vuela sobre el terreno que la contiene.

El resto de la planta es un espacio de estar amplio, con baño,  con mesa de comedor centrada y con cocina abierta al mismo, un espacio muy dinámico y espacioso que, el hecho de abrirse al exterior, potencia aún más el carácter de amplitud.

Justo en la planta de debajo, están los dormitorios. Contamos con cuatro dormitorios, Todos ellos dando al exterior a través de una gran cristalera de suelo a techo y con una terraza exterior. Las habitaciones son amplias y luminosas. Cuentan con armarios empotrados . El dormitorio principal cuenta con baño dentro del mismo y un gran vestidor. Contamos con armarios empotrados en pasillo y con baño para el resto de las habitaciones.

Texto de Fco. B. Santisteban Serrano