Temprado10
Architecture and Engineering
for Dreamers
15 mayo 2019

ARTE EN LA EDUCACIÓN

Muchas gracias a todos por la invitación. Gracias a Beatriz Zamora por contar conmigo para la inauguración y para tan gran fin al que va destinado todos los fondos de esta magnífica exposición.

Conozco muchísimos artistas internacionales a los que les he preguntado en numerosas ocasiones qué es para ellos el arte. Siempre muestran una sonrisa o un movimiento de cabeza que demuestra lo complicado que es para cada uno definirlo. Y cada uno la define a su manera, muy personalizada. Para mí, el arte es difícil de explicar porque se siente con el alma. Los artistas expresan de una manera, casi rozando lo espiritual, lo que siente en su interior. Muestran a los demás su alma con una sensación de pudor, ya que es muy íntimo y se le denomina muchas veces con la sensación de sentirse “desnudo”. Pero también, el artista es la persona que más cerca puede sentirse de Dios, al verse co-creador de la realidad en la que se encuentra.

Cuando un artista comienza en su vocación, muchas veces, se siente evaluado por las percepciones que tienen los demás ante lo que ven, lo que escuchan, lo que sienten o tocan de una obra determinada. Yo les invito a que no pacten con quienes les invitan a abandonar las trayectorias elegidas, a quienes les dicen críticas irrelevantes, o con aquellos que, sencillamente, no les entienden.  Los artistas deben hacer su arte. Porque es su manera de sentir la realidad lo que expresan en sus obras.

Después de más de una década destinada a la educación, puedo decir que existe una sensación de miedo terrible a la creatividad y al arte, porque son conceptos que se salen de lo evaluable, de lo marcado por el sistema. No dejan que los alumnos participen en este campo porque ni siquiera los mismos profesores están preparados para motivar y fomentar este panorama artístico. Mi profesor de arte marcial en Kárate, el maestro Herrera 7º dan, dice en cada sesión de cada uno hace su karate y que él orienta a cada uno a que perfeccione la técnica para conseguir la eficacia y la excelencia. Por lo tanto, esto es lo que se debería potenciar más en la aulas, una personalización de la enseñanza en cada alumno, con el eje vertebrador de la creatividad en la docencia, donde el maestro es quien orienta al alumno y le enseña las distintas técnicas para que evolucione en su camino docente.

En mi caso, en la arquitectura que realizo, la veo más como una escultura de gran escala donde las personas, además, viven. Hacen su día a día. Por lo tanto, entra el cliente en contacto directo con la obra, habitándola y haciéndola suya.

En el caso en el que nos encontramos, en el arte de la tauromaquia, es un arte efímero. Tiene su momento. Dura unos instantes. Visualmente es como un baile, un cortejo ante un desenlace entre el toro y el torero. Esa expresión artística es lo que la hace única y lo que hace que se note ese aroma de sobrenatural en el ruedo, donde la suerte es el triunfo del matador.

EL artista tiene el poder de crear y de destruir. De sentirse censurado o admirado. Yo quisiera deciros, queridos niños, que nunca dejéis que nadie os diga que no podéis, o que no es tu camino. Elegid, bajo la libertad que se os ha dado, el camino que queréis. Equivocaros y cometed errores, que es el mejor maestro de todos. Aprended y pedir consejo. Pero, sobre todo, sentid que sois creadores

¡Muchas gracias!